Asistencia psicológica on line

Asistencia psicológica presencial y on line

 

 

 

 

 
 
 
 

Configuraciones
Vinculares

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

La voz del Psicoanálisis frente a las Nuevas Tecnologías

Por: Roberto Balaguer Prestes*

Psicoanálisis, Freud y heridas narcisistas

Recibido el 20 de diciembre de 2003

A pesar de lo mucho que se ha hablado en los últimos años de la inminente muerte del Psicoanálisis, a pesar de su supuesta agonía, compartida con otras ciencias quizás menos polémicas y hasta aún tal vez menos criticadas y sin dudas menos "revolucionarias" (Antropología, Historia), ese tiempo parece no haber llegado aún.

En estos tiempos de "psicologización" de todas las dimensiones sociales (Lipovetsky, 1983) convergentes y hasta cierto punto antagónicos con la desesperada y reductora búsqueda biológica de la erradicación del padecer, se podrá estar o no de acuerdo con los aportes de Freud, pero lo que no se puede negar es la marca que ha dejado en relación a las concepciones sobre el hombre.

La visión del hombre desde la ciencia y desde el hombre mismo; el habitante común de las urbes de este siglo; dejó de ser la misma a partir de la creación del Psicoanálisis. Reposicionando a Copérnico y Darwin en la historia, Freud (1916) se autoproclamó como aquel parricida que infligiera la tercera herida narcisista a la humanidad, que alejaba cada vez más al hombre del centro de la creación.

Esta tercera herida que nos desplazaba automáticamente del control racional sobre nuestros actos parecía ser la última y definitiva

En el umbral de una nueva herida narcisista

Los avances tecnológicos nos ponen frente a una posible cuarta herida, aquella anunciada , una vez más primero, por la ciencia ficción, la de la posibilidad de una continuidad entre la máquina y el hombre.( Piscitelli, 1995).

Los hombres cada vez funcionando más como una maquinaria, como seres digitales o binarios (Baudrillard, 1983; Negroponte, 1995; Romano, 2000) y las máquinas siendo cada vez más inteligentes, o al menos capaces de simular inteligencia.

Los programas informáticos JULIA y ELIZA, simulaciones de respuesta e inteligencia humanas, han sido experiencias y claras muestras de las posibilidades de relacionamiento con inteligencia no-humana. En ambos casos, las personas de muy diversas maneras se han relacionado con un "bot" (1) en el caso de Julia, o con un programa de diálogo, el caso de ELIZA, y a través de esos contactos especialmente en el último modo, han podido interactuar e inclusive paradójicamente, hablar mucho sobre ellos mismos y descubrir quizás aspectos desconocidos de sí mismos hasta ese momento.

En el caso del programa JULIA mas bien se ha tratado de un conocimiento de uno mismo a través de la diferencia con la máquina, la cual aún era posible distinguirla de la "humanidad".

Mientras tanto, interfaces, bots y simulaciones mediante, a pesar de no haberse llegado a suturar esa cuarta discontinuidad; que se supone tomará aún entre unos 25 o 40 años; el encuentro, la interface con la computadora; otrora una máquina de calcular ampliada, actualmente mucho más que eso; ha generado posibilidades nuevas en la concepción del hombre.

Nuevas tecnologías y Psicoanálisis

Sherry Turkle psicoanalista, profesora de MIT en un artículo sugestivamente llamado ¿Quién soy nosotros?, ha planteado que "nos estamos moviendo de una cultura moderna de cálculo a una posmoderna de simulación donde el self es un múltiple, distribuído sistema". (1993 :1)

Ha señalado ella que las pantallas de las computadoras y el ciberespacio, están produciendo cambios profundos en nuestras percepciones acerca de la naturaleza de la sexualidad, la forma de las comunidades, las concepciones acerca de lo inteligente y lo vivo.

Así como el Psicoanálisis moldeó las formas de pensarnos como sujetos, algo similar se ha venido proponiendo en torno a la tecnología desde los aportes de Mc Luhan (1967) concibiendo a los medios como elementos claves a la hora de su influencia en nuestra cognición.

El mérito sin par de Mc Luhan; un hombre nacido en la era de la radio; y cuestionadamente apolítico; fue poder vislumbrar los efectos de los medios en un tiempo donde esos efectos y los cambios no eran tan vertiginosos como lo pueden ser ahora en nuestro nuevo siglo. Como ha señalado Johnson ( 1997), sólo una mezcla de genio y lunático pudo ver esas influencias; "el medio como mensaje y masaje" en ese momento histórico.

Un Mc Luhan que concebía a la tecnología moderna como una extensión de las facultades, del SNC del hombre, tal como algunos años antes Freud (1930) se refería a la tecnología como representativa de alguna cualidad física del hombre. Refiriéndose al Psicoanálisis, Mc Luhan (1989) definió a la teoría freudianacomo una teoría basada en la figura no en el fondo, ubicándola dentro de la racionalidad a la que nos acostumbró para él, el alfabeto y la escritura.

La voz del Psicoanálisis

Es entonces en esta época sin tradición, en este mundo desbocado (Giddens, 1999) y acelerado (Virilio, 1997) que la voz del Psicoanálisis se puede volver a hacer oír.

En medio de la lucha entre los apocalípticos y los integrados (Eco, 1995) o los "cosmopolitas" y los "fundamentalistas" (Giddens, 1999) frente al proceso de globalización actual, la era del vacío (Lipovetsky, 1983), la tercera ola (Toffler, 1992 ) globalización...etc, en medio de las voces de los nuevos gurúes, se lanza la voz del Psiconanálisis como un sonido capaz de ir más allá de la descripción o la aventura ficticia.

Dentro de la lectura dedicada a la cibernética y correspondiente a lo que Silver (2000) ha denominado la segunda etapa en el estudio del ciberespacio, surgen los mencionados textos de Sherry Turkle (1984, 1993, 1995).

Esta autora, profesora, socióloga y psicoanalista de MIT, Universidad vanguardista en tecnología, que el 4 de abril de este año lanzó al mundo la "liberación del conocimiento", con su apertura de todos sus cursos para "todo el mundo", ha sido pionera en muchas cosas, pero quizás una de las importantes a mi juicio es el adentrarse en el mundo virtual para hablar desde adentro y analizar desde afuera. El mundo metafórico del ciberespacio es un mundo que merece ser explorado por su alta connotación social (Balaguer, 2001).

Sus escritos parten de entrevistas profundas con cientos de individuos a lo largo de una década como en el caso de la Vida en la Pantalla, así como de una investigación etnográfica, lo que la separa de la mera especulación teórica o el seudo-cientificismo que tanto irrita a Sokkal (2).

Su formación psicoanalítica junto a su formación antropológica, sociológica y tecnológica, pero sobre todo la primera, le permite una lectura de los acontecimientos en relación a las nuevas tecnologías con el bagage teórico psicoanalítico, habiendo dejado su huella en la literatura cibernética.

Sherry Turkle en La vida en Pantalla muestra la evolución de nuestras concepciones acerca de la tecnología y lo estrictamente humano, nuestras resistencias, nuestros miedos y las diferencias que nos separan a los adultos del mundo infantil en relación a estos temas.

El tiempo de la identificación de la tecnología con lo inerte, inanimado y no inteligente, propia de la era industrial, va dejando paso a un tiempo donde humano, no-humano y más que humano se avecina.

En este contexto nos preguntamos ¿Cual es y será la posición del Psicoanálisis en esta nueva sociedad en red?

1. ¿Qué lugar halla en el discurso actual?

2. ¿Qué valoración se hace de él?

3. ¿Qué herramientas proporciona para comprender los cambios actuales?

Turkle es un ejemplo a seguir en la incesante lucha por comprender al ser humano en sus nuevos contextos culturales y tecnológicos.

Ha dicho el sociólogo Anthony Giddens que "Freud creía estar instituyendo un tratamiento científico para la neurosis, cuando en realidad lo que estaba haciendo era construir un método para renovar la identidad personal en los primeros pasos de una cultura destradicionalizadora".(1999 :60).

Esta afirmación con la validez o falsedad que pueda contener, de cualquier manera deja abierta la posibilidad de utilizar al Psicoanálisis como una herramienta más de entendimiento y análisis aplicado, muy especialmente en estas épocas críticas.

Las resistencias tecnológicas, las posibles tecnofobias, que hallan en muchos de nosotros fuertes seguidores, no nos ubiquen en la vereda de enfrente en lugar de entrar en el campo y analizarlo con viejas y nuevas herramientas.

Si la hipótesis del tecnofílico Nicholas Negroponte, que 'nos socializaremos en barrios digitales' (1995: 12) resultara cierta, será mejor desde ya irnos preparando, para entender mejor a los nuevos vecinos.

Bibliografía

Balaguer, Roberto (2001) "¿Agora electrónica o Times Square? Una revisión de consideraciones sociales sobre Internet". Revista TEXTOS de la CiberSociedad, 1, en http://cibersociedad.rediris.es

Baudrillard, J. (1983) Simulations New York: Semiotext(e).

Eco, Umberto (1995) Apocalípticos e integrados, Barcelona: Ed. Lumen

Freud, Sigmund (1916) 18ª Conferencia de Introducción al Psicoanálisis, Tomo XVI, Buenos Aires: Amorrortu Editores: 250-261.

Freud, Sigmund (1930) El malestar en la Cultura, Tomo VIII Buenos Aires: Biblioteca Nueva: 3017-3067.

Giddens, Anthony, (2000) Un mundo desbocado, Madrid : Ediciones Santillana (1ª Ed.1999)

Johnson, Steven, (1997) Interface Culture: how new technology transforms the way we create and communicate, New York: Basic Books

Lipovetsky, Gilles (1983) La era del vacío, Barcelona: Editorial Anagrama

Mc Luhan, M y B.R. Powers ( 1989) La Aldea Global, Barcelona: Editorial Gedisa

Mc Luhan, M. (1967) El medio es el masaje, Buenos Aires: Paidós Estudio

Negroponte, Nicholas, 1997 (1995), A Vida Digital, São Paulo: Companhia das Letras

Piscitelli, A. (1995) Ciberculturas. En la era de las máquinas inteligentes, Buenos Aires: Paidós Contextos

Romano, Eduardo (2000) La cultura digital, Buenos Aires: Lugar Editorial

Silver, D.(2000) Web Studies Rewiring media studies for the digital age, Edited by David Gauntlett, New York: Oxford University Press: 19-30.

Toffler, A & Tofler, H. (1992) El cambio del poder, Barcelona: Plaza y Janés Editores

Turkle, S. (1984) The Second Self: Computers and the Human Spirit. New York: Simon and Schuster

Turkle, S. (1993) Who am we? Disponible en: http://www.wired.com/wired/archive/4.01/turkle_pr.html.

Turkle, S. (1997) La vida en pantalla, Barcelona : Paidós (1ª Ed. 1995).

Virilio, Paul (1997) Cibermundo: ¿Una polìtica suicida?, Santiago : Dolmen Ediciones SA

Notas

1. Se denominan "bots" a los programas que circulan dentro de determinados entornos virtuales como ser los MUDS (Multi User Dungeons). Estos programas ofician de anfitriones de los recién llegados y guían a estos dentro de los entornos, pudiendo entablar diálogos.

2. Dice Alan Sokkal (1998) : "Quien se expresa en forma oscura y extravagante muestra que él mismo no tiene claridad o bien que tiene razones para apartarse de ella. Y no estamos hablando aquí de la física o matemática pura, estamos hablando de ciencias que hablan del hombre, y que deben hablarle al hombre. La ciencia social, en estos últimos 20 años, se ha acercado a la mística religiosa, inexplicable y esotérica, y se ha alejado del sentido que dio origen a la misma ciencia social".

Alan Sokal y las preciosas ridículas, 25/6/98; disponible en: http://po.org.ar/po/po590/alan.htm.  

*Balaguer Prestes, Roberto, 2001, "La voz del Psicoanálisis frente a las Nuevas Tecnologías". Fuente original: Publicación Oficial de la Coordinadora de Psicólogos del Uruguay, No 126, julio 2001, Montevideo, Uruguay. Disponible en el ARCHIVO del Observatorio para la CiberSociedad en: http://www.cibersociedad.net/archivo/articulo.php?art=1

 

E-mail: info@enigmapsi.com.ar

 

EnigmaPsi (c) 2002-2014
Psicología – Psicoanálisis – Consultoría

Editor Responsable: Lic Sonia Cesio
Directora: Lic Sonia Cesio
Dirección: Avenida Santa Fe 4990- Buenos Aires, República Argentina.
TE (0054)11 4773-9597 /(0054) 11 - 15 62987672
E-mail: info@enigmapsi.com
Los artículos publicados en el sitio no pueden ser reproducidos sin el permiso del Editor Responsable.

ISSN 1853-1849